Cibercampañas: Los votos de la generación web

“Son las cibercampañas, estúpidos»
Obama ya puso el ejemplo. Este año los partidos mexicanos se disputarán 14 millones de votos decisivos. Son los votos de la generación web.

En este frío viernes los estudiantes de la Prepa No. 1 van saliendo de sus clases. Mochilas al hombro, empujones, risas. Para ellos el fin de semana ya empezó y, por ello, parece casi una insolencia preguntarles sobre las elecciones del próximo 5 de julio. “Hay que ser sinceros, la credencial de elector te da privilegios: puede uno entrar a bares, a antros, a ese tipo de lugares. Yo la consideraría una visa que te da acceso al placer”, dice Rodi Pastrana, un estudiante de 20 años que aunque no confía en los partidos políticos tiene decidido ir a votar. “Desde la primaria nos enseñan que la democracia es el poder del pueblo, en México así funciona, pero los que no funcionan son los que ejercen ese poder”, opina.

A Jessenia Dávalos, de 18 años, no le parece importante acudir a las urnas. “Tengo un concepto muy desagradable de la política, después de lo ocurrido en 2006. Antes de votar me informaría y quizá vote por el que más me convenza”, comenta. Marcos Dávalos acaba de cumplir la mayoría de edad y así define el derecho al sufragio: “Es una pérdida de tiempo, votar es la capacidad que cada quien tiene para elegir a sus sinvergüenzas”.

Ellos acaso no sospechan que su generación podría definir los comicios de mediados de año. Y es que aunque aún no se tiene la cifra final de empadronados, los jóvenes que tienen entre 18 y 24 años representan un mercado político potencial de 14 millones de votos (casi 15% del electorado), de los cuales unos cuatro millones serían nuevos votantes (muchachos de 18 y 19 años). En total, alrededor de 78 millones de ciudadanos estarán facultados para acudir a las urnas.

Obama, ejemplo a seguir

Las elecciones en Estados Unidos demostraron la influencia de la generación web. Diversos analistas han señalado que los jóvenes inclinaron la balanza en favor de Barack Obama. Y no por casualidad. El candidato demócrata se allegó de expertos en nuevas tecnologías como Chris Hughes, cofundador de Facebook, quien le ayudó a apostar por una penetrante campaña que incluyó proselitismo político a través de redes sociales como Facebook y MySpace.

MyBo, el sitio web del equipo de Obama, atrajo a más de un millón de miembros, mientras que los videos que resaltaban sus virtudes daban la vuelta al mundo a través de YouTube. El resultado: más de 60% de los jóvenes votaron por él.

Una de las estrategias que sorprendió a los jóvenes fue que Obama contestaba “personalmente” correos electrónicos y mensajes de texto por celular, lo cual creó una interacción directa con su electorado y daba la sensación de que les estaba hablando cara a cara. “Es como si te hicieras amigo de él informalmente”, dijo Reid Johnson a The New York Times, joven de 31 años, voluntario de la oficina de Obama en Wilson, Carolina del Norte.

En nuestro país las cibercampañas son un terreno prácticamente inexplorado pese a que la Asociación Mexicana de Internet reportó a finales del año pasado que hay unos 24 millones de internautas. Pero lo más sorprendente es el ritmo de crecimiento de los usuarios de la web. La consultora internacional Morgan Stanley informó que en 2007 se sumaron a la red 2.2 millones de mexicanos, lo cual significó un aumento de 11% respecto del año anterior (en ese mismo periodo EU creció 5%). Yahoo, por su parte, considera que en 2009 se incrementará 30% la cantidad de internautas en América Latina.

Rodi, Jessenia y Marcos, como muchos de sus compañeros de preparatoria, recurren a la web para enterarse de lo que ocurre en el país. Renata Cuaya, de 18 años, dice: “De vez en cuando veo cosas en internet, pero casi no me interesa la política. No sé casi nada de lo de las elecciones, creo que se van a elegir nuevos senadores o no sé qué; no creo ir a votar”.

El 5 de julio se elegirán 500 diputados federales, seis gobernadores, 605 alcaldes, 16 delegados políticos del DF y se renovarán varios congresos locales. La mayoría de las encuestas señala que el PRI obtendría la mayor cantidad de votos, seguido del PAN y PRD, aunque es prematuro dar estos estimados como tendencias sólidas ya que será en marzo cuando se definan los candidatos.

Internet, nueva arena política

El año pasado los diputados hicieron modificaciones constitucionales para regular “las campañas negras” en radio y televisión, pero no fijaron límites a la promoción electoral que se realizará en internet y a través de los teléfonos celulares.

Esta omisión coloca a YouTube, Hi5, MySpace, Facebook y Twitter como atractivos ciberespacios donde podrán hacerse campañas sin restricciones. Los blogs y los correos electrónicos también están en la mira de los estrategas de los partidos, quienes además podrán hacer uso de los mensajes de texto vía teléfonos celulares.

Joselo Rueda, consultor en comunicación política, asegura que los partidos que sepan leer la realidad electoral apostarán por hacer campañas por medio de nuevas tecnologías, como lo hizo Obama.

“Los candidatos a diputados, a delegados, a presidentes municipales y a gobernadores deben dirigir sus mensajes de manera directa a los electores de sus comunidades. Los círculos sociales en internet, los blogs y los mensajes de texto son herramientas potenciales y valiosísimas para conectar a los candidatos con la gente. Tenemos que entender que los jóvenes nos están diciendo: ‘son las cibercampañas, estúpidos’”, apunta el director de Cabezafilms.

Los partidos podrán utilizar libremente esta nueva arena electoral pero, aun así, los jóvenes no parecen estar muy interesados en involucrarse en los comicios del 5 de julio. Varios estudios de opinión coinciden en que entre 40% y 50% de los menores de 24 años podrían no acudir a las urnas, mientras que la más reciente Encuesta Nacional de la Juventud señala que 44% no se interesa en lo absoluto por la política, aunque a pesar de ello 62% considera que sí vale la pena votar.

La mayoría de los estudiantes de la Preparatoria No. 1 de la ciudad de México no se ven muy animados. Algunos no obtuvieron su credencial de elector y otros piensan que su voto no será respetado. Los partidos, en tanto, afilan lanzas para intentar cazar a los integrantes de la generación web. Pero esos 14 millones de votos no son presas fáciles.

Tomado de EL UNIVERSAL, escrito por SALVADOR FRAUSTRO COTTE.