Obama, el presidente cibernauta

Las redes sociales y la tecnología que ayudaron a Barack Obama a llegar a la Casa Blanca, se han consolidado como una herramienta más de su gobierno, para tener contacto directo con el público, hacer política y corregir a sus enemigos.

Obama, el primer presidente estadunidense que hizo de la tecnología parte de su estilo de vida, incluido su inseparable Blackberry, es seguido todos los días por ocho millones de cibernautas en Facebook y 3.5 millones en Twitter, convirtiéndolo así en la figura más vista y leída cibernéticamente.

Por comparación, el jerarca de la iglesia católica, el Papa Benedicto XVI tiene 106,000 seguidores terrenales en Facebook, mientras que la estrella irlandesa del rock Bono, del aclamado grupo U2, no llega a 100,000.

«Para nosotros las redes sociales y las nuevas tecnologías son una herramienta para que la gente esté actualizada y en contacto con la administración. Definitivamente (son una herramienta de gobierno)», dijo el portavoz presidencial hispano, Luis Miranda.

El primer mensaje del Estado de la Unión de Obama fue, por ejemplo, observado por 1.3 millones de cibernautas y otros 50,000 adicionales participaron poco después en un foro de diálogo interactivo, los llamados «chats» con altos funcionarios del gobierno.

Desde el primer día de su presidencia había quedado claro que Obama sería el primer presidente de la era virtual. Más de 25 millones siguieron su toma de posesión por internet en CNN, otros 18 millones en NBC y 3.8 millones vía la Casa Blanca, y 38 millones por televisión.

Obama tiene de hecho una división de «Nuevos Medios» de la oficina de Comunicación de la Casa Blanca, la cual opera el universo crecientes de mensajes cibernéticos: su agenda fotográfica en Flickr, videos oficiales en Vimeo, mensajes semanales en YouTube y discursos en iTunes.

Y es que más allá del uso de las nuevas tecnologías como un vehículo para cumplir su promesa de hacer la Casa Blanca transparente y accesible al público, le han permitido contrarrestar lo que su equipo considera como desinformación diseminada por sus opositores.

(Notimex)

Esta entrada fue publicada por HSM Global y está archivada en su sitio.